Tecnología

¿Es la Fabricación Aditiva una ayuda para ser más resistentes a las crisis?

Publicado el

 

Hace algunos días surgió en España un movimiento excepcional entre particulares y empresas, apoyado también por algunos Centros Tecnológicos y Universidades, para desarrollar en tiempo récord suministros médicos ‘Open Source’ y conseguir su fabricación en las zonas donde la incidencia de afectados sea mayor, contemplando la Impresión 3D como una de las tecnologías de fabricación que puede hacerlo posible: Foro.coronavirusmakers.org. Cientos de makers y empresas fabricantes han puesto sus impresoras 3D a disposición de este movimiento. Y existen muchos otros a escala mundial: https://womenin3dprinting.com/covid-19-3d-printing-responses/.

El escenario planteado no es nuevo. En el sector de la Impresión 3D llevamos años formando e informando sobre los beneficios de esta tecnología para hacer posible la fabricación distribuida, cerca del punto de consumo, reduciendo costes logísticos y huella medioambiental del transporte a escala global. Una fabricación a demanda, cuando se necesita, reduciendo stocks y haciendo un uso racional de recursos, materias primas y energía.

Sin embargo, hacer realidad y extender este escenario no es sencillo, ni mucho menos, inmediato. Estos días me han preguntado en varios foros: ¿Y no se pueden imprimir en 3D los respiradores que tanta falta hacen? La pregunta no me sorprende, vemos de vez en cuando en los medios que se imprimen casas, coches, incluso órganos… ¿Por qué no un respirador? No conozco estos dispositivos, y pido disculpas por adelantado por mi ignorancia, pero me acerco a imaginar que son dispositivos complejos, con múltiples sistemas mecánicos y electrónicos. Probablemente se podrán imprimir algunas piezas, pero, aunque pudiera plantearse como parte de una solución de emergencia en el plazo más inmediato, deberemos seguir trabajando, y mucho, para hacerlo con total seguridad. El hecho de que se estén imprimiendo piezas de repuesto provisionales para ayudar a salvar entregas que no llegan en muchas industrias, nos puede dar una idea de las posibilidades futuras.

No alt text provided for this image

De todas las situaciones difíciles surgen oportunidades, y de esta crisis podemos aprender la necesidad de implementar la Fabricación Distribuida para reducir la dependencia del suministro desde la otra parte de mundo de piezas que pueden ser críticas. El ejemplo de los suministros médicos es evidente, pero también es aplicable a componentes necesarios para garantizar la operación remota y el mantenimiento en instalaciones de generación o suministro de Energía, Defensa o Movilidad colectiva. Tenemos las tecnologías para hacer esto posible. La Impresión 3D nos permite fabricar a demanda de forma distribuida, la Inteligencia Artificial, controlar el proceso para ayudar a garantizar calidad y repetibilidad, la Ciberseguridad, proteger el flujo de información y la Robótica, operar de forma autónoma, minimizando la intervención local de los técnicos y proporcionando mayor seguridad en su trabajo.

Estamos muy cerca de conseguir que este escenario sea una realidad, pero tenemos que seguir invirtiendo en Tecnología, que nos ayude a salvar vidas, nos ayude a resistir mejor las crisis e incentive nuestras economías.

Elvira León, CEO ADDvance